BLOG DEL SUEÑO

Sueño y memoria: La capacidad de crear recuerdos, recordar cosas y su relación con el descanso.

Carmen Domínguez
Carmen Domínguez

Socioterapeuta del sueño

La falta de sueño supone un alto riesgo en la capacidad para aprender, retener información nueva y tener una memoria duradera. 

 

Casi todos hemos pasado por el aro de “aprovechar” la noche para seguir estudiando o avanzar trabajos, pero las investigaciones demuestran que perder horas de sueño sí que es abocarse al deterioro cognitivo y complicar la consolidación y el recuerdo del aprendizaje.

La memoria es una función del cerebro que, a grandes rasgos, es clasificada en 3 funciones básicas:

  1. Adquisición – Recoge nueva información: Aprendizaje, experiencias…
  2. Consolidación – Organiza la información para que tenga un significado: Integración de la nueva información en el cerebro AFIANZÁNDOLA.
  3. Recuerdo– Recuperación de la información cuando necesita recordarla.

La adquisición y el recuerdo ocurren cuando estamos despiertos, si no descansamos bien, no estaremos suficientemente espabilados como para que esto suceda correctamente.

La consolidación se produce cuando dormimos, por eso el buen descanso es tan importante para afianzar conocimientos. 

De modo que más allá de lo que todos como estudiantes hemos hecho alguna vez, está científicamente demostrado que hay más probabilidad de éxito si dormimos nuestra media de 8 horas por la noche y estudiamos de día.

Durante el sueño, mientras descansas, tu cerebro trabaja para tratar de procesar y consolidar la información del día conformando recuerdos. 

La falta de sueño supone un alto riesgo para la capacidad para aprender, retener información nueva y tener una memoria duradera. 

Sueño y memoria: 

Las investigaciones sostienen con firmeza que el sueño es crucial para aprender y formar recuerdos a largo plazo.  

Se han realizado varios experimentos y estudios para tratar de determinar qué etapa específica del sueño es responsable de la consolidación de la memoria, y por fin, sabemos que tanto el sueño REM como el de ondas lentas (NREM) juegan un importante papel.

El sueño NREM profundo proporciona una retención de memoria superior en relación con el sueño rico en REM.  

El sueño se ha relacionado con los cambios cerebrales plásticos que subyacen al aprendizaje y la memoria. 

Estudios neurobiológicos demuestran que, por ejemplo, el hipocampo se activa fuertemente durante el sueño que ocurre justo después de aprender algo nuevo.  Esto sugiere que las células del hipocampo continúan activándose, lo que les permite fortalecer las conexiones que sirven a esa memoria.

Piénsate mejor eso de pasar la noche en vela para preparar un examen. 

Un estudio separó a los participantes en dos grupos: 

1. Un grupo de sueño 

2. Un grupo de privación de sueño.  

Luego colocaron a los participantes dentro de un escáner de resonancia magnética al día siguiente (después de haber dormido o de haber sido privados de sueño) y les pidieron que se aprendieran una lista de factores.  

Posteriormente, dejaban pasar 2 noches para que recuperasen descanso los privados del sueño evitando que las posibles disparidades no vinieran porque se encontrasen demasiado somnolientos como para recordar lo que habían aprendido.

Los investigadores encontraron un déficit del 40% en la capacidad de afianzar en el cerebro la lista de factores de los que habían sido deprivados de sueño con respecto a los que sí habían podido dormir la noche completa.

Siguiendo con el ejemplo, con el buen descanso podemos bordar el examen, y pasando la noche en vela tendremos un 40% de probabilidad de suspenderlo.

**Información extraída de investigaciones del sueño con evidencia científica, principalmente:

Maquet, The Role of Sleep in Learning and Memory 2001.

About Sleep’s Role in Memory, 2013.

A deficit in the ability to form new human memories without sleep, 2007.

¿Necesitas ayuda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más curiosidades sobre la salud del sueño